Historias y cuentos

Microcuentos de terror El avistamiento fortuito

Microcuentos de terror El avistamiento fortuitoFernando iba en su bicicleta a gran velocidad, cuando vio un objeto sumamente brillante en el cielo.

– ¡Qué extraño! Por aquí no pasa ningún avión. Lo más probable es que se trate de un ejercicio militar. Pensó.

Del ovni salió un halo de luz de color verde, el cual iluminó la senda por la que seguía transitando Fernando. Esto hizo que instintivamente él la comenzara a perseguir como si se tratara de un faro.

Siguió colina abajo hasta que una de las llantas de la bici chocó con una roca haciéndole perder el equilibrio y depositándolo en el fango.

En el momento en el que se incorporó, vio que la nave descendió en un claro y abrió una de sus compuertas (la escena parecía sacada de uno de los microcuentos de terror que me contaba mi abuelo). De ésta se asomó una banda transportadora, misma que dejó una caja plateada del tamaño de un ataúd en el suelo.

Después de esto, la nave volvió a su estado natural y emprendió el vuelo para perderse entre las nubes y la oscuridad.

Fernando aunque estaba en un estado de shock, sintió muchísima curiosidad por observar más de cerca a que el féretro plateado.

– ¿Qué tal que se trata de un extraterrestre fallecido? ¿O de un dispositivo para dominar la mente humana? Ese era el tipo de pensamientos que cruzaban por su mente.

Tocó la tapa del sarcófago con su mano derecha y notó que estaba floja. Hizo fuerza hacia un lado y logró quitarla por completo. El ataúd extraterrestre estaba vacío.

Desconozco cuál fue el motivo, pero el caso es que después de esto Fernando entró al féretro como si estuviera en trance. Éste se cerró herméticamente y en menos de una hora la nave nodriza regresó por él.

Quienes creen que entre nosotros hay vida extraterrestre, afirman que ésta es una táctica de crear una nueva raza que se puede confundir con los humanos para que poco a poco se puedan integrar a nuestra cultura hasta que llegue el día en que nos dominen. Por supuesto, los escépticos no están de acuerdo con esta teoría.